Reinventando estrategias de acompañamiento

Mercedes Pisoni. La Jugarreta, Espacios de Participación


Hace siete meses comenzamos otra gran aventura del Programa Educativo, con el acompañamiento de un nuevo grupo de 15 adolescentes de Tepoztlán y Ocotitlán, en el Estado de Morelos. Los objetivos, como desde hace 7 años, son todavía contribuir al desarrollo educativo integral del grupo y apoyar a sus mamás en el proceso de crianza.


Este año, enfrentamos un gran desafío: la vivencia de una pandemia que trastoca todas las esferas de la vida y que afecta en mayor medida a las personas y sectores sociales más vulnerables, incluyendo a las y los adolescentes. El cierre de las escuelas y el agravamiento de la situación económica son factores que inciden directamente en el desarrollo educativo de los jóvenes con quienes trabajamos. Además han surgido nuevos obstáculos por sortear, como la falta de equipos de cómputo, celulares, conexión a internet y la falta de habilidades necesarias para aprender en el entorno virtual.

Por lo tanto, hemos tenido que idear nuevas estrategias para impedir que el rezago educativo sea mayor de lo que hemos visto hasta ahora. Algunas de ellas son:

-Crear nuevos modos de encuentro colectivo, que logren los objetivos de nuestros programas, pero también respeten las medidas de cuidado a la salud. Modificamos el esquema de atención y las clases, tutorías y reuniones, que antes eran grupales y presenciales, fueron individuales o en grupos pequeños al aire libre, de agosto a diciembre. Desde enero, y hasta que el semáforo epidemiológico lo permita, han sido en línea.

-Priorizar la adopción de nuevas habilidades tecnológicas: brindamos clases de computación y asesoría permanente para que el grupo se habitue al entorno virtual (tanto escolar como del programa). Se entregaron 15 equipos de cómputo al inicio del programa, a los cuales se les da mantenimiento.

El equipo de La Jugarreta se está capacitando para hacer efectivas y atractivas las intervenciones en línea, adaptando y respetando nuestra metodología basada en el juego y la participación.

-Brindar herramientas para que las familias puedan organizar una rutina cotidiana que contemple las necesidades que requiere el estudio en casa. Favorecemos el diálogo de las y los adolescentes con sus familias, buscando acuerdos que les permitan compartir el espacio del hogar, negociar la disponibilidad de recursos como el internet y planear rutinas que incluyan la recreación familiar.

-Continuar con un acompañamiento amoroso, atento y respetuoso que brinde contención y herramientas para lidiar con los altibajos de ánimo que los cambios intensos actuales provocan.

Ahora más que nunca las generaciones más jóvenes necesitan apoyo y espacios donde puedan expresarse, adaptarse al cambio en colectivo y no abandonar sus metas y sueños. Nos da mucho gusto poder acompañarles en este camino, en alianza con Fundación Comunidad AC.



Publicaciones recientes