Construyendo comunidades resilientes

Isabel Hernández



Ya ha pasado un año desde que comenzó el confinamiento y en este ir entendiendo de que se trataba, cómo actuaba y que consecuencias a nivel global tenía la aparición de este virus que venía de China, tuvimos que encontrar en nosotros mismos la capacidad para salir adelante, esta capacidad de sobreponernos y continuar a pesar de todos los cambios nos ha llevado a re inventarnos, a valorar lo que dábamos por sentado, a extrañar el contacto que nos hace humanos y porque no, salir fortalecidos como personas y como comunidad.


En La Estación nunca pararon las actividades y fuimos reinventando la manera de trabajar a medida que fuimos entendiendo, a la par de todo el mundo cómo podíamos continuar un trabajo comunitario, aunque el confinamiento nos hiciera estar lejos en distancia, pero seguíamos siendo y pensando en comunidad.


Las barreras tecnológicas se han ido superando y en el Jardín de Niños el rincón de María Inés, todas las maestras continúan con las clases a distancia y un trabajo con niños, niñas y papás. En este afán de tener un contacto más cercano, se han implementado trabajos con la ayuda de diversas redes sociales y plataformas de video llamadas, que permiten la cercanía tanto con niños y niñas como con los padres de familia, en una comunidad con poco acceso a las tecnologías ha sido un reto que con ayuda de los padres de familia se ha ido logrando.


El comedor comunitario de “La Estación” sigue funcionando con todas las medidas de higiene y prevención de contagios, gracias a la entrega y dedicación de las mamás voluntarias que han visto la necesidad que la crisis económica ha dejado en las familias y siguen donando su tiempo, esfuerzo y capacidades en este esfuerzo de dar alimentación sana y nutritiva a las familias de la comunidad. Diariamente más de 80 desayunos son llevados a hogares con fuertes carencias económicas, y aunque ya la convivencia en el comedor es corta, ya que toda la comida es para llevar, el trabajo del grupo coordinador de concientizar sobre la importancia del cuidado ha ayudado a aminorar el nivel de contagios en la comunidad. Una comunidad que, como muchas, sigue adelante aprendiendo a cuidarse unos a otros.

Publicaciones recientes