Creando comunidades desde la perspectiva de las juventudes.

Resultados de la Convocatoria del Fondo Jóvenes 20-21

Lliny Flores




Si tuviéramos que calificar estos últimos meses, quizá este último año, usaríamos adjetivos que intenten expresar el complicado proceso de adaptación y las continuas crisis que atravesamos a veces superándolas otras sobrellevándolas. Lo cierto es que este contexto también nos ha dejado profundos y significativos aprendizajes, hoy es más frecuente hablar y escuchar de experiencias solidarias y de procesos organizativos. En este texto toca hablar de las juventudes y de sus propuestas y experiencias de trabajo colectivo.


Recientemente en el Fondo Jóvenes de Fundación Comunidad, abrimos la convocatoria para recibir propuestas de colectividades que realizan trabajos para favorecer las condiciones de vida de las juventudes en Morelos, en estos proyectos encontramos una constante, se trata de que a través de su trabajo construyen y/o fortalecen las redes de solidaridad e intercambio, algunos de los hallazgos importantes es que la mayoría de las veces se desarrollan sobre la base de los lazos de camaradería y de confianza, que han sido reforzadas gracias a que comparten una realidad específica y en ese sentido, esta representatividad les otorgar sentido y prioriza su existencia en colectivo.


Las formas de organización y participación de las juventudes que pertenecen a grupos, organizaciones y colectividades, muestran en sus preocupaciones esos vacíos que la estructura deja sobre la figura de la juventud, siendo una de las principales, la precariedad social, es decir, la manera en la que pueden ser deasacreditadas sus formas de expresión o trabajo sólo por el hecho de ser jóvenes, lo que agudiza otras experiencias de precariedad como las económicas.


En esta convocatoria recibimos 24 proyectos de colectivos de personas jóvenes cuya experiencia o propuestas de trabajo está pensado en los siguientes ámbitos Fortalecimiento comunitario, Comunicación estratégica y redes, Educación y Desarrollo integral e incluyente, Medio ambiente y territorialidades, Arte, cultura y ciencia, Emprendimiento social y Género. Muchas de las propuestas de estas colectividades responden a esta crisis de la que hablábamos al principio, la crisis de afrontar una pandemia sin una experiencia previa pero sí con herramientas.


Es por ello que algunas de las categorías que se pretender fortalecer responden a esta realidad que están afrontando, por ejemplo; La resolución positiva de conflictos, derechos humanos, memoria, soberanía alimentaria y procesos de construcción de autonomías.


En esta convocatoria fue muy importante que los proyectos que recibimos no se focalizaron en el centro y la zona metropolitana del estado de Morelos, incluso hubo una presencia muy importante del sur poniente del estado, en los que una de las preocupaciones más recurrentes es el rescate de la memoria y la procuración de sus territorios.


Resaltar la capacidad de respuesta que han tenido y están teniendo estas colectividades juveniles y la manera en la que sus redes solidarias al interior de los mismos posibilita su ejercicio colectivo y lo hace más sólido. Hablar de que estos colectivos juveniles están reconociendo que existen redes sociales de solidaridad y de sobrevivencia brinda la posibilidad de generar un discurso alternativo al de una juventud apática y desinteresada, mostrar las alternativas que estos colectivos están construyendo y fortaleciendo resulta imprescindible, enunciar esas alternativas que van construyendo como formas de resistencia.



Publicaciones recientes