La memoria como un territorio de despojo y la narración como una arena en disputa

Como parte de las actividades que, desde el fondo jóvenes, se plantearon durante estos momentos de aislamiento y confinamiento, físico solamente, fue la creación de un seminario virtual, “Juventudes Organizadas: Construcción de estrategias solidarias y alternativas en contextos de crisis”. este seminario comprendió cuatro sesiones de conversatorios, este espacio nos permitió reflexionar sobre las estrategias colectivas que se van construyendo durante un contexto en donde parece que las crisis lo han permeado todo.


“Construir otra forma de entender lo que es el miedo y lo que estaba aconteciendo”

Colectiva Cultura de Paz y Noviolencia


Quizá el hallazgo más significativo en estos espacios fue la apuesta frecuente y apasionada a darle la vuelta a los modelos establecidos, tanto de intercambio como de relaciones, entre personas y entre sus entornos, esta respuesta generalmente va acompañada de posicionamientos críticos y solidarios, ya que, si algo develó y agudizó la pandemia, fueron los escenarios con profundas desigualdades sociales.


Surgió la necesidad de desobedecer las divisiones políticas y geográficas, que también terminan siendo políticas, para empezar a hablar de territorialidades, espacios que trascienden el espacio físico y que se alimentan de lo que en ellos se produce y se recrea, y al hablar de territorios surge otra necesidad, la necesidad de la palabra y de la memoria, de la memoria viva, la narrativa.



“Una vez que hay una recuperación, reconstrucción y reivindicación de la memoria, entonces tenemos un sujeto, un narrador capaz de retomar entonces la batalla en la arena de disputa que es narración, la narración no sólo le corresponde a la academia, no sólo le corresponde al gobierno, no sólo le corresponde las instituciones, la narración también se construye sobre todo en la comunidad”

Colectivo Comal


Se reconoció también, la necesidad de defender lo que se dice de nosotros y de nuestros territorios, construir nuestras propias narrativas, en donde seamos narradas y narrados desde la dignidad y no desde la subalternidad o desde la victimización y en ese sentido la memoria se ha vuelto una arena de disputa.


“Tiene que haber una recuperación, tiene que haber una reconstrucción,

una reivindicación de la memoria como herramienta no sólo de lucha,

sino como herramienta de identidad, en ese nivel esta digamos lo pernicioso

del despojo a la memoria, cuando uno sabe de dónde es, uno puede empezar

a imaginar pa donde quiere ir”

Colectivo Comal


La reflexión final y potente fue, la de no volver a permitir que se silencia nuestra voz, o que se nos imponga que recordar, pues en la memoria está la fuerza que nos alimenta a continuar fortaleciendo nuestras estrategias de construcción de lo común.



“En las narrativas también se expresa una desigualdad estructurada, hay voces que tienen más espacio para hablar, hay voces que no son escuchadas, esas voces que tienen más espacio para hablar, esas narrativas dominantes lo que hacen es silenciar, oscurecer”

Sandía Digital






Publicaciones
Publicaciones Recientes

Teléfono:

01 777 314 18 41

01 777 310 12 05

Dirección:

Humboldt 46-B, Centro

62000 Cuernavaca, Mexico