La filantropía comunitaria: una práctica que nos impulsa a organizarnos

Jenny Arias

Coordinadora de Programas FC



Durante nuestro caminar nos hemos encontrado con varias prácticas que amplifican los procesos comunitarios, los grupos logran movilizar recursos locales de diferentes actores, desarrollando sinergias organizativas en sus comunidades. En este punto, vale la pena detenerse para profundizar sobre esta práctica que varios de los grupos realizan de manera orgánica. Este ejercicio nos sirve como ejemplo para dedicar esta nota al término de filantropía comunitaria.


Seguramente, no estamos familiarizados con este término y nos surgen varias dudas al respecto, para ir clarificando un poco, retomó el artículo de Dana R.H. Doan, ¿Qué es la filantropía comunitaria?, en él explica, puntualiza varios aspectos y la define cómo: una forma de desarrollo impulsado desde lo local y, al mismo tiempo, una fuerza que le forja, que fortalece la capacidad y la voz comunitaria y que genera confianza y, lo más importante, que aprovecha los recursos locales y los utiliza como base para mayores logros, recursos que se ponen en común para crear una sólida comunidad y mantenerlo. (Doan 2020 retomado de Pond y Hodgson 2018:5)


Desde esta perspectiva, Doan nos convoca a reflexionar sobre el término de filantropía comunitaria, por lo tanto, el ejercicio que realizan los grupos de base en sus comunidades tiene esta forma, sólo que utilizan o la reconocen con otras expresiones como la cooperación, la colaboración, entre otras. Posiblemente podríamos discutir sobre sus implicaciones y diferencias, pero en esta nota no lo abordaremos, más bien, es visibilizar la práctica y profundizar sobre algunos aspectos, uno de ellos, es la construcción de vínculos y/o relaciones que permiten convocar o invitar a otras personas a participar por un propósito o bien común. El desarrollo de vínculos lleva su tiempo y se construyen en el trabajo y en la confianza. Este aspecto toma relevancia en este momento, justo porque atravesamos un momento álgido como humanidad, donde recordamos que es necesario trabajar de forma conjunta y conformar redes. La contingencia sanitaria, nos dejó estas lecciones.


Con estas últimas ideas, les comparto una experiencia de crowdfunding que desarrollamos en Fundación Comunidad con la intención de recaudar fondos, y que desde mi perspectiva se relaciona con lo expuesto anteriormente. Desde hace varios años, les hemos compartido la importancia de establecer lazos con nuestros grupos, en esta ocasión fueron convocados a apoyar la campaña de Juventudes en Acción. Los grupos y los negocios sociales de forma inmediata compartieron propuestas para impulsar y apoyar a la campaña, las ideas iban desde ofrecer talleres, la donación de productos para una rifa, invitando a otras personas a donar, grabando videos para las redes sociales, realizando eventos. Esto permitió que la red se activara y, por consiguiente, se visibilizara la potencia que tiene. Además de compartir nuevos espacios de encuentro y trabajar de forma conjunta por un propósito.


En esta ocasión Fundación Comunidad se colocó desde otro lugar, cómo un aliado que también puede solicitar apoyo para seguir impulsando los procesos y proyectos comunitarios. Para nosotrxs esta práctica es muy valiosa, con varios aprendizajes y seguramente nos llevará a otros caminos para seguir promoviendo la filantropía como una práctica que transforma a las comunidades y todas aquellas personas que se suman. Agradecemos profundamente a todas quienes se sumaron a esta campaña de crowdfunding y sobre todo por mostrarnos y recordar que en el camino andamos…

Publicaciones recientes